- Publicidad -
viernes, febrero 26, 2021
Inicio Opinión Adoctrinamiento posmoderno XXI

Adoctrinamiento posmoderno XXI

Presas del feminismo postmoderno:
Niñas y chicas jóvenes inmaduras, incapaces muchas veces de mantenerse económicamente por sí mismas, que juegan al sexo esporádico sin responsabilidad. La mayoría son fácilmente manipulables e influenciables, ya sea por ideologías políticas de género, o por modas y marketing comercial, que buscan atrapar sicológicamente a sus presas para tener o bien votantes, o bien compradoras que consuman sus productos o ideología de por vida.
Publicidad, ideología y moda:
Venden belleza exterior eterna antinatural, libertad sexual de la mujer completamente malentendida, libertinaje gran enemigo de la libertad, empoderamiento, etc.
Sea cual sea la consigna política o comercial, este feminismo postmoderno, que es una secta, convence a muchas mujeres sin personalidad y fieles a este mensaje podrido, de no tener pareja estable, de ser individualistas y altamente competitivas en todos los aspectos, en lugar de ser simplemente competentes y serenas, las incita para ser materialistas y las acaba convenciendo de alejarse desde muy temprana edad de la necesidad humana de “formar una familia” evidentemente con un hombre.
Incluso en términos generales la maquinaria del postmodernismo ha empezado a vender a hombres y mujeres que la familia es tener mascotas… de hecho ya no se tienen hijos, se tienen “perros y gatos”. Lógicamente sin familias, no hay natalidad.
Confusión:
El problema es que las niñas y mujeres jóvenes de hoy; obviamente inmaduras, crecen y crecieron creyendo que la moda de la hipersexualización comercial es cool.
Esto por un lado y en segundo lugar, porque las políticas y sus campañas del estilo “Sola y borracha quiero llegar a casa” de nuestro ministerio inútil de Igual-da, se convertirán ambas en sus peores enemigos del futuro.
Durante la juventud experimentan esa tan cacareada libertad sexual malentendida, que está muy bien pero si es con una pareja estable y con intenciones afectivas, de formar un proyecto de vida en común, pero la realidad es que sino es con una pareja estable, acaba siendo un desastre experiencial, ya que muchísimas con este veneno disfrazado de empoderamiento en la cabeza, creerán absurdamente, que este modo de vida es la mejor opción hasta los 60 y acumularán decenas de experiencias sexuales esporádicas, que lejos de igualarlas al hombre, las instrumentalizará sexualmente de por vida y solo acumularán experiencias sentimentales “solas y borrachas” de rollos de un par de noches.
Ese sexo esporádico para todo ser humano hoy es una ruleta rusa, ya que se juega con la salud, tanto mental como física, en forma de enfermedades de transmisión sexual, abortos, virus del papiloma humano por mencionar algunos ejemplos.
En el mejor de los casos, simplemente y después de un sin fin de decepciones “amorosas” acabarán trastornadas, habiéndose convertido en verdaderos sacos de miedo incapaces de establecer relaciones sentimentales sanas basadas en el amor.
Recordar que lo contrario al amor, es el miedo.
La ingeniería social gestionada por sicópatas, es muy inteligente y utiliza el miedo para todo, en este caso concreto “miedo al compromiso con un hombre”.
Ojo, también es cierto que las habrá que sean inmunes a todo y que vivirán en matrix infantilizadas de por vida, pero estas serán las que menos.
Adoctrinamiento feminista:
“Comportate como un hombre” y mantén relaciones con muchos, envenena tu cuerpo de pastillas anticonceptivas, sin ningún tipo de control y porque sí, y aléjate de cualquier vínculo afectivo, y todo, ¿por ser la feminista más popular, que se ríe de los hombres entre sus hermanas?,¿nadie les enseñó que el sexo implica madurez, respeto al otro y responsabilidad?.
Esas chicas necesitan amor propio urgentemente. Al mismo tiempo, les invitan a odiar al hombre, a verle como competencia en todos los sentidos y de manera obsesiva ser mejor que los hombres.
A pesar de que esa chica sea bella por dentro y por fuera, lamentablemente con esa actitud superficial, soberbia, materialista, irresponsable y alejada de la feminidad, ningún hombre las tomará en serio respecto a su belleza interior.
Las víctimas del feminismo postmoderno se endiosan aún más por su falta de autoestima y culpabilizan al hombre que no acepta sus impertinencias. Luego victimizan y relativizan absolutamente todo, porque para una feminista, la culpa siempre, es externa y ellas carecen de responsabilidad para con sus actos.
No se dan cuenta de la tumba que ellas mismas se cavan…
Consecuencias:
Las repercusiones que esta libertad sexual tendrá en el futuro, se verá a medida que la madre naturaleza o reloj biológico llame a su puerta.
A esas alturas, totalmente adoctrinadas porque el postmodernismo les sigue diciendo, se libre (libertad malentendida nuevamente), no te comprometas con un hombre, el hombre somete, todos son malvados, etc. Y así suma y sigue, continuarán siendo inconscientes durante la edad adulta, sin ver que el problema reside en ellas mismas y que están siendo adoctrinadas por un sistema que las quiere esclavas, trabajadoras de sol a sol, consumistas, desarraigadas y desorientadas sin formar un núcleo familiar de apoyo, que es precisamente el que da sentido a la existencia de todo ser humano de cualquier edad.
Es una verdadera lástima que no sean capaces de verlo.
Soledad:
Puede que muchas adolescentes feministas postmodernas no entiendan, que en el futuro ese odio al hombre se les volverá en su contra.
Cuando quieran formar una familia, seguramente querrán estar en armonía con un hombre para que sea el papá de sus hijos. Pero ya será demasiado tarde, con tanto odio y resentimiento acumulado; ya sea por el adoctrinamiento o por las experiencias, a veces no muy buenas que han ido acumulando desde jovencitas.
En el futuro muchísimas personas mayores sin familia, acabarán abandonadas en residencias precisamente como consecuencia de la horrible batalla de sexos.
Maternidad en solitario:
El planteamiento de una maternidad en solitario, para una mujer madura y sensata supone un tremendo dilema moral ya que por sentido común piensa en la repercusión de sus decisiones, para sus hijos y obviamente reflexiona sobre el necesario padre de sus posibles hijos. En cambio, para una feminista egocéntrica con severos problemas disfuncionales, se trata de un derecho más adquirido para ella, por ella, por sus santos ovarios y por su Dios empoderamiento, así que para nada contará con un padre, ni replantearse las consecuencias de que sus hijos crezcan sin figura paterna.
Se sabe que los hijos son el centro del mundo de sus padres, es un amor incondicional y por ello los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos.
La progresía de Occidente es incoherente constantemente, lo demuestran cuando dicen en su marketing político defender los derechos humanos, de la infancia en este caso, pero luego contrariamente apoyan el aborto e infinidad de barbaries; como la eutanasia, así que en lugar de ayudar a mujeres y hombres para que luchen embarazos y formen familias con todo el apoyo estatal, fomentan el aborto.
Por otro lado, por haberlo mencionado, en lugar de ayudar los enfermos con más investigación de enfermedades e inversión en tratamientos, más la medicina paliativa, manipulan el lenguaje y llaman “muerte digna” a lo que es un asesinato consentido. Es inquietante porque entre la matanza a los mayores con la eutanasia y las matanzas de bebés no nacidos. ¿Habrá residencias públicas en el futuro que cuiden de los mayores?¿Permitirán que existan las personas mayores? Es descabellado pero esta locura es el presente.
Algunas feministas consideran la maternidad como un derecho y por eso decidirán una maternidad en solitario; comprando bebés, comprando óvulos de chicas jóvenes, ilusas e inconscientes de lo que hacen, otros como muchos homosexuales alquilan vientres de mujeres pobres…
Menudo negocio de compra, venta y alquiler de seres humanos, han montado “los buenos”, los de la ideología de género y del loco feminismo “empoderado”. Con estas decisiones, condenarán a los pequeños a desconocer su origen e identidad, ya que por ley en España, se obliga a proteger el anonimato de los donantes. Hay mucho negocio con la reproducción artificial y mucho silencio respecto a ello, de momento…¿Dónde están los derechos de los niños?
No es un juego:
Jugar a ser la madre naturaleza o Dios o Universo ni funciona ni funcionará jamás. Es de lógica aplastante. Aquellas mujeres a esas alturas totalmente inconscientes de lo que hicieron al abortar a sus bebés, al comprar bebés, muchas se volverán personas tremendamente enajenadas y con razón porque son experiencias antinaturales.
Aquellas inmaduras, que hoy defienden abortar a sus bebés, mañana de adultas padecerán las tristes consecuencias, el tormento, cuando un día descubran que no pueden ser mamás, que ni siquiera son capaces de formar una familia armoniosa con un hombre a su lado, que les apoye como pareja y como padre de sus hijos.
Luego habrá otras muchas, que sí sean mamás y caerán en la culpabilidad de sus actos del pasado, al darse cuenta del amor que se siente por un hijo y recordar, al bebé que mataron en su juventud abortando en lugar de habiendo luchado en su momento.
¿Y aquellas feministas que adoctrinan a sus hijos en el feminismo para que odien al hombre? Los actos siempre pasan factura, es irremediable.
Derechos de los niños:
A las que decidan ser mamás en solitario, tendrán que enfrentarse un día con las posibles represalias y traumas que les reprochen sus hijos, que por supuesto tienen todo el derecho del mundo a saber su origen e identidad.
Puede ser un gran trauma averiguar que su padre, solo fue un señor que vendió esperma por 50 euros.
En España hay muchos casos de jóvenes nacidos en los 80, a los que se les niega la identidad de su padre y madre y luchan para que la ley se modifique y sea desvelado el anonimato.
Las clínicas de reproducción se oponen, pues se reducirían los donantes, se encarecerían los tratamientos y evidentemente se les cae su negocio. El algunos países como Portugal e Irlanda derogaron el anonimato hace años por considerar inmoral negar ese derecho a las personas.
El feminismo es todo una gran red de redes de pasta, pasta, pasta señores y señoras que leen.
O los niños nacidos que sepan que su madre vendió un ovulo por 1000 euros o los casos en que una mujer alquila su vientre como si fuera un horno, por dinero…
Las mujeres y hombres que lo hacen, se auto engañan o no son conscientes de lo que esto implicará también para ellos en el futuro.
Para cualquier ser humano es justo conocer su origen, es de justicia y es por dignidad humana.
También para los que vendieron parte de su cuerpo, saber dónde está su hijo biológico…
Matrimonio tradicional:
La funcionalidad del matrimonio es que hombre y mujer, cada cual con sus funciones y responsabilidades, convivan en equipo para lo bueno y para lo malo compartiendo una crianza.
La utilidad del matrimonio es precisamente, perpetuar la especie, evitar en la medida de lo posible (nada es perfecto), los abandonos conyugales, los abortos y muchos disgustos.
El problema actual es que se ha viciado sexualmente a mujeres y hombres destruyendo el amor real, que lucha en la adversidad, y no tira la toalla a la primera de cambio y que simboliza el matrimonio.
Por supuesto, hay casos excepcionales de matrimonios fracasados donde es irremediable el divorcio o alguno acaba perdiendo la vida. Ellas y ellos se pierden el respeto mutuo, manteniendo relaciones extramatrimoniales o renunciando a formar una familia armoniosa. El sistema lo dictamina así. ¿Es esto libertad?
Aborto:
Con el asunto del aborto, pagarán inocentes por culpa de gente tremendamente inmadura que cree que el sexo esporádico y toda la bazofia del libertinaje sexual es un juego, cuando no lo es y está en riesgo la vida de muchos bebés y niños inocentes.
Definitivamente, el postmodernismo arrebata la libertad, la dignidad humana y los derechos fundamentales desde que nacemos e incluso antes de nacer. Estas políticas y marketing de feminismo y género conlleva una batalla peligrosa y tremendamente absurda entre sexos.
Este análisis desde el respeto pretende hacer reflexionar.
A veces veo a las feministas como víctimas del sistema postmoderno, pero otras lo siento mucho pero pienso “muerto el perro, se acabó la rabia”.
Hasta que no recuperemos los valores eternos y seamos coherentes en nuestras acciones, este caos amargará la existencia de las actuales y futuras generaciones.

- Advertisement -
- Advertisement -

CONECTADOS

0SeguidoresSeguir

MÁS VISTO

Noticias relacionadas

- Advertisement -