sábado, diciembre 10, 2022
Inicio Cantabria Mañana el jurado entrega el veredicto del juicio a los tres acusados...

Mañana el jurado entrega el veredicto del juicio a los tres acusados de robar y asesinar a un hombre de 81 años en su garaje

Mañana lunes 19 de octubre se entrega del objeto del veredicto a los miembros del jurado del juicio que ha tenido lugar a lo largo de la semana del 13 de octubre en el que se enjuicia a tres acusados de robar, y acabar con la vida de un hombre de 81 años cuando se encontraba en su garaje y, posteriormente, amordazar a su pareja mientras robaban en la vivienda.
Según el escrito del ministerio fiscal, uno de los acusados, vecino de Santander, frecuentaba bares de la ciudad y conocía que la víctima “tenía en su casa una caja de caudales de gran tamaño (como las del Oeste, según decían por el barrio), así como varios inmuebles en venta”.
Este acusado lo comentó con los otros dos, hermanos y residentes en Vitoria y Bilbao, y los tres “se pusieron de acuerdo para cometer un robo en el domicilio” del anciano.
“Para preparar el delito y conocer los horarios y rutinas de la víctima –explica el escrito de la fiscalía-, a lo largo de diciembre de 2016 y enero de 2017 hicieron varias llamadas de control a su domicilio desde cabinas públicas de Santander, y averiguaron que salía de su casa por la mañana e iba andando a su garaje donde guardaba el vehículo y varios pájaros, y donde pasaba la mañana”.
El 2 de febrero de 2017 los dos hermanos se dirigieron a Santander al domicilio del tercer acusado, donde se instalaron. Dos días después, los tres se apostaron frente al garaje del anciano a bordo de un vehículo a primera hora de la mañana.
Al observar que el hombre no llegaba, realizaron una llamada a su domicilio desde una cabina y hablaron con su mujer “simulando estar interesados en la compra de un local que vendían y manifestando ella que el hombre no estaba en casa y que regresaría sobre la una del mediodía”.
Minutos después, llegó el anciano al garaje. Mientras el acusado de Santander hacía labores de vigilancia, los dos hermanos “vistiendo gorros negros y guantes, para evitar ser identificados y dejar huellas, entraron al local para que el hombre les diera la llave de la caja fuerte de su domicilio”.
Dice el escrito del ministerio público que el anciano trató de resistirse “siéndole físicamente imposible dada su edad, 81 años, y su 1,59 metros de estatura”, y la “gran complexión física de los acusados”.
“Los acusados redujeron y golpearon al anciano, causándole lesiones consistentes en contusiones en dedos y varias fracturas costales por golpes, y con la finalidad de acabar con su vida, o aceptando este resultado dada la violencia empleada, procedieron a taparle total y absolutamente las vías respiratorias, impidiéndole totalmente la respiración”, señala el escrito de acusación.
Además, subraya la fiscalía que “le ataron fuertemente las manos y los pies de forma separada y luego entre ellos a la espalda, flexionando para ello las piernas y brazos del anciano con varias cuerdas y cables eléctricos atándole además a una columna del local”.
A continuación, “con la finalidad de acabar con su vida le metieron un trozo de tela de gran tamaño en la boca, lo cubrieron con cinta adhesiva, encima le colocaron una bufanda a modo de mordaza tapando boca y fosas nasales, y después le envolvieron la cabeza completamente en plástico transparente, colocándolo boja abajo, sin ninguna posibilidad de respiración ni movimiento, dejándole ya fallecido o moribundo”.
Seguidamente, continúa el escrito de la fiscalía, los acusados teniendo ya las llaves del domicilio, se dirigieron a él. El acusado de Santander nuevamente se quedó en el coche, mientras los hermanos, “llevando en todo momento la cara tapada con pasamontañas y guantes en las manos”, accedieron al edificio, taparon la mirilla de la otra vivienda del rellano y entraron en la casa donde se encontraba la pareja del anciano.
“La abordaron por la espalda y la llevaron a la fuerza a una de las habitaciones, mientras le decían que su marido estaba secuestrado”, explica el escrito de acusación. Entre tanto, revolvieron “toda la casa buscando las llaves de la caja fuerte”.
“Mientras se producía el registro, la mujer intentó pedir ayuda por el teléfono móvil, pero se lo quitaron y la ataron con cuerdas las piernas y los brazos, y le pusieron un pañuelo en la boca a modo de mordaza, insistiéndole que les diera el dinero de la casa y las llaves de la caja fuerte”, continúa el escrito.
Tras encontrar las llaves, abrieron la caja fuerte y se llevaron “bastantes joyas”, al tiempo que intentaron quitarle a la mujer dos sortijas que llevaba puestas pero que no lograron al estar muy justas, provocándole lesiones.
Los acusados abandonaron la vivienda tras decirle a la mujer “que estuviera tranquila que ellos mismos avisarían a emergencias, lo que no efectuaron hasta el día siguiente por la mañana”.
Tras unos minutos, la mujer pudo levantarse y salir, atada y amordazada, hasta el rellano, pidiendo ayuda a los vecinos. Minutos después y alertada la policía por la mujer, se encontró en el garaje el cadáver del anciano.
Los hechos narrados constituyen, a juicio del fiscal, un delito de asesinato, dos de robo con violencia –el segundo en casa habitada-, otro de detención ilegal y un delito leve de lesiones, y considera a los tres acusados autores de todos ellos.
La pena para cada uno de ellos asciende a 35 años de prisión: 23 años el delito de asesinato, además de diez años de libertad vigilada; tres años por el delito de robo con violencia; otros cinco años por el de robo con violencia en casa habitada, y cuatro años por el de detención ilegal. Junto a ello, solicita una multa a cada uno de 500 euros por el delito leve de lesiones.
En concepto de responsabilidad civil, el fiscal cifra en 80.000 euros la indemnización por la muerte del anciano.

- Advertisement -
- Advertisement -

CONECTADOS

0SeguidoresSeguir

MÁS VISTO

Noticias relacionadas

- Advertisement -