sábado, diciembre 10, 2022
Inicio Cantabria Jóvenes residentes del Hospital de Sierrallana impulsan la Asociación de Médicos Residentes...

Jóvenes residentes del Hospital de Sierrallana impulsan la Asociación de Médicos Residentes de Cantabria

Tres jóvenes médicos residentes del Hospital de Sierrallana, en Torrelavega, han impulsado la creación de la Asociación de Médicos Residentes de Cantabria, que preside Cristina García Rivero.
Los protagonistas de esta iniciativa son Cristina García Rivero, quien en su día fue la primera presidenta del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Cantabria; Lucía González, que ocupa el cargo de tesorera, y Víctor Pérez Villacorta, en la función de secretario.
Los tres profesionales de la sanidad consideran que se han visto obligados a constituir una asociación que abogue por sus derechos y haga de altavoz de un porcentaje importante del personal laboral de los hospitales.
Pretenden animar al resto de compañeros a participar en un camino cuyo principal objetivo es mejorar las condiciones laborales y ofrecer una mayor visibilidad a este sector, dado que consideran que en ocasiones son ninguneados.
“Los médicos residentes, a pesar de estar en período formativo, son los responsables de gran parte de la actividad asistencial que se desarrolla en los diferentes centros sanitarios. Médicos en formación, que han desarrollado una labor protagonista en estos tiempos de pandemia y a pesar de su incansable esfuerzo se han visto agraviados por las declaraciones del consejero de Sanidad”, incidieron desde esta Asociación.
Ante la situación actual, estos tres jóvenes médicos decidieron combatir la epidemia en primera línea sin poner de manifiesto la multitud de promesas incumplidas, ni la falta de compromiso por parte del Gobierno de Cantabria hacia ellos, afirmaron.
Y añaden la falta de respeto hacia su trabajo, formación y como personas por parte del consejero de Sanidad, quien llegó a declarar que “son jóvenes que se contagian en terrazas” en lugar de considerarles profesionales que han superado multitud de horas en vela para atender a los ciudadanos cántabros, a pesar de la nefasta gestión y la escasa disponibilidad de material adecuado.
La Asociación de Médicos Residentes de Cantabria recalca que el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha señalado que “fundamentalmente somos los residentes, los más jóvenes, los que debemos tener especial cuidado en nuestro ámbito personal para evitar los brotes que están teniendo lugar entre el personal sanitario”
Desde este colectivo hacen hincapié en que el consejero de Sanidad se olvida que los residentes han sido una parte muy importante en estos meses de duro trabajo. “Tenemos familias que nos preocupaba contagiar y pacientes a los que cuidar y por ello hemos sido estrictamente profesionales, en la medida de lo posible y si los medios nos lo permitían, cada vez que pasábamos la planta COVID, reforzábamos centros de salud, llamadas telefónicas del 112, trabajábamos como voluntarios en residencias de ancianos saturadas”, recuerdan. Además, añaden que los profesionales sanitarios han trabajado en esta situación por su “mala gestión” en palabras del mismo Miguel Rodriguez, o cada vez que atendíamos a familiares absolutamente devastados por malas noticias.
Tras las declaraciones del consejero de Sanidad desde MIRCAN expresan su absoluto rechazo por el desprecio que han sufrido.
La presidenta de MIRCAN, Cristina García Rivero, lanzó un mensaje al consejero: “somos jóvenes, pero llevamos un porcentaje nada despreciable de nuestra corta vida estudiando para sanar y ayudar y hemos visto en estas duras circunstancias una tremenda oportunidad para aprender y crecer como profesionales y personas”.
Desde su punto de vista “a pesar de todo nuestro esfuerzo, el consejero de Sanidad sigue sin cumplir sus promesas. Aún esperamos a cobrar los festivos especiales y la subida de la hora de guardia. Además, en el mejor de los casos si caíamos enfermos la única secuela era que nuestro salario no superara los 1.000 euros”.
García Rivero no se olvida tampoco el haber trabajado bajo escasas medidas de seguridad, con una FFP2 mensual, sin batas para la protección o con pantallas proporcionadas por los vecinos gracias a la generosidad de los cántabros y no del consejero de Sanidad.
Para finalizar, desde el MIRCAN quieren puntualizar que no son ningunos irresponsables que se contagian en la calle. “Nos hemos contagiado porque el consejero de Sanidad no ha cumplido con su labor, que no es más que la de proteger al personal sanitario para que nosotros podamos hacer nuestro trabajo”, declararon desde la asociación.
En su opinión “después de los meses de duro trabajo, no queremos aplausos ni reconocimiento, solo respeto hacia nuestra profesión y que el Gobierno regional cumpla las medidas que lleva meses ignorando pese a haberse comprometido a ello”.
MIRCAN es una asociación sin ánimo de lucro creada en 2020 con el fin de poner el valor el trabajo de los médicos residentes de Cantabria y apoyar a este colectivo de jóvenes profesionales en una etapa esencial para su formación.
La Asociación se encuentra abierta a la participación de todos aquellos profesionales que se encuentren en estas circunstancias. “La medicina es nuestra vocación, pero no podemos dejar que por ello se nos maltrate”, matizaron.

- Advertisement -
- Advertisement -

CONECTADOS

0SeguidoresSeguir

MÁS VISTO

Noticias relacionadas

- Advertisement -